salud y medicina naturalsede virtual centralsend a message
Google
 
Web gentenatural.com

enciclopedia de medicina natural enciclopedia salud sexualventa de hierbas y productos naturales astrologia y horoscopos consultas medicas de salud, astrologia y tarot y parapsicologia

LA INCONTINENCIA FECAL

Los INDIVIDUOS que sufren pérdida involuntaria de heces, aparte de plantear graves problemas de asistencia familiar y hospitalaria, tienden a aislarse tanto en el ámbito familiar como en el social. Vergüenza, embarazo y sensación de impotencia tienden por tanto a exagerar el trastorno más de lo debido.

.La incontinencia fecal se considera a menudo una desagradable pero inevitable consecuencia de la vejez. Sin embargo, se debería hablar, como para las úlceras por decúbito, de inadecuada asistencia de médicos y enfermeras, dado que con un diagnóstico y un tratamiento adecuados, en la mayor parte de los casos, la incontinencia fecal puede prevenirse en los ancianos. Se trata de una condición que requiere la máxima consideración, no sólo porque es desagradable y humillante para el paciente, sino también porque puede ser síntoma de una enfermedad del recto más grave y a menudo tratable. Clínicamente la incontinencia fecal puede manifestarse de dos formas: en primer lugar, con una pérdida casi continua de heces se miformadas; en segundo lugar con la pérdida, manchando la cama o la ropa, de heces bien formadas una o dos veces al día. Estas dos formas de presentación son achacables a distintas causas y pueden constituir un sig no importante para el diagnóstico. Las cau sas de incontinencia fecal pueden dividirse en tres grupos:
• incontinencia debida a estreñimiento;
• incontinencia sintomática debida a una afección del recto o del colon;
• incontinencia debida a deficiencias en el control neurológico de la defecación.
INCONTINENCIA
FECAL DEBIDA
A ESTREÑIMIENTO
Es sin duda la causa más frecuente de in continencia fecal en el anciano y es especialmente frecuente en los hospitales geriátricos para internamientos de larga duración, pues guarda estrecha relación con la invalidez física y la inmovilidad.
El diagnóstico se realizará sobre la base de la anamnesis y del resultado de la exploración rectal. El cuadro clínico característico es la emisión varias veces al día de heces no formadas o semiformadas; el paciente se encuentra casi constantemente sucio. Un fecaloma debido a la acumulación de material fecal duro puede ser con frecuencia la causa, aun que la incontinencia fecal puede también asociarse a un estado de estreñimiento en el que heces sólidas pero no duras llenan el recto. Las masas fecales duras pueden ocluir parcialmente la ampolla rectal, determinar un estancamiento y transforrnarse, por la pérdida de líquidos, en grandes y consistentes masas de heces (fecalomas). La irritación de la mucosa intestinal da lugar a la producción de una secreción que, en contacto con las heces, adquiere sus características, color y olor. La forma espontánea e incontrolada de salir del organismo da lugar a un diagnóstico erróneo de incontinencia fecal.
Una vez establecido el diagnóstico, se debe proceder a instaurar un tratamiento contra el estreñimiento y a tomar las medidas necesarias, con objeto de que, una vez curada, dicha condición no vuelva a repetirse. Es ne cesario vaciar el recto y la mayor parte del colon; la segunda etapa consiste en evitar que el colon vuelva a estar “superlleno”; si mediante una intervención terapéutica adecuada se consigue una evacuación regular, la alteración se corrige por sí sola. Se puede, por ejemplo, realizar un enema al día durante 7-10 días y luego seguir con laxantes suaves y un enema a la semana.
Si la incontinencia persiste después de un eficaz tratamiento contra el estreñimiento, habrá que llevar a cabo un estudio más de tallado del último tramo del tracto digestivo para detectar las causas. Deberá sospecharse de la presencia de un tumor maligno.

INCONTINENCIA FECAL SINTOMÁTICA
La incontinencia puede desarrollarse en sujetos con funcionalidad normal de la musculatura pélvica y anorrectal si existen abundantes heces líquidas. Esta es la situación que se produce en el curso de graves formas de infección intestinal por determinados microorganismos. Tampoco hay que confundir la incontinencia fecal con la descarga mucosa asociada al prolapso rectal y a otros trastornos anorrectales de menor entidad.
A diferencia de las formas mencionadas de incontinencia fecal parcial, no asociadas a trastornos de la musculatura pélvica y del esfínter anal externo, en los pacientes con graves deficiencias musculares y esqueléticas se registra una incontinencia completa. Tal es el caso de algunos trastornos del sistema nervioso central, como la tabes dorsal o la esclerosis múltiple, que conllevan una anomalía en el control neuromuscular de la musculatura del suelo de la pelvis.
Por otro lado, existen también procesos traumáticos o neoplásicos localizados en la cola de caballo (último segmento de la médula espinal) que pueden desembocar en una grave incontinencia fecal. La incontinencia fecal en el anciano puede ser consecuencia de una alteración, debida a la edad, del control de la función del esfínter anal en presencia de heces líquidas y probablemente del mecanismo selectivo” de la parte superior del canal anal a la hora de distinguir entre heces líquidas y flatulencias. A veces la diarrea pue de ir acompañada de incontinencia fecal también en individuos jóvenes. Las causas más comunes de diarrea en el anciano son el uso de purgantes o de otros fármacos, como el hierro, la presencia de un carcinoma del colon o del recto, una diverticulitis, una proctatitis granulomatosa, una colitis ulcerosa, una colitis isquémica o una gastroenteritis. Todas estas posibles causas requieren estudios específicos, incluso el enema opaco y la sigmoidoscopia.
Otras causas ocasionales de incontinencia fecal sintomática son la diabetes, el hipertiroidismo, el prolapso rectal y la rotura del esfínter anal (por ejemplo, después de una in tervención de hemorroidectomía). En gene ral, el tratamiento de la incontinencia fecal sintomática es la curación de la enfermedad que la ha causado, pero si todos los intentos resultan infructuosos, el tratamiento sintomático será el mismo que el indicado para la incontinencia neurógena.
La mayor parte de los pacientes que padecen incontinencia fecal no presenta sin embargo causa aparente alguna, anatómica o neurológica. Un examen microscópico de los músculos del ano y de los del suelo de la pelvis revela en estos pacientes la existencia de una serie de características indicativas de alteraciones de la inervación.
Es posible que en algunos casos (por ejemplo en mujeres que han pasado por numerosas gestaciones, con partos difíciles), la lesión de los nervios a la altura de los músculos de la regi ón anal de lugar a una compresión ex cesiva de los nervios que discurren en las pro ximidades. Esta lesión por compresión de los nervios puede registrarse también como con secuencia de un esfuerzo especialmente inten so o prolongado durante la defecación.
Por último, en algunos individuos los nervios pueden resultar lesionados al quedar atrapados en el interior de la pared lateral de la pelvis, a través de la cual pasan los principales troncos nerviosos antes de ramificarse. Esta condición es comparable a la que se desarrolla en ocasiones a la altura de la muñeca en el “síndrome del canal carpiano”.

INCONTINENCIA FECAL NEURÓGENA
El proceso normal de defecación responde a un reflejo gastrocólico, es decir, a un reflejo que parte del estómago y estimula el intestino. Este reflejo provoca la bajada de la masa de las heces desde el colon descenden te hacia el recto. La distensión del recto va seguida de la relajación de los músculos (es fínter interno del ano) y de contracciones del propio recto. En un individuo normal, si la defecación no es posible, el acto queda pos puesto por inhibición voluntaria de las con tracciones rectales y por el rápido retorno del esfínter interno a un estado de contracción.
En cambio, en el anciano, y sobre todo en los pacientes afectados por enfermedades cerebro-vasculares, la capacidad de posponer el acto de la defecación puede verse disminuida o incluso perderse por completo.
Este tipo de incontinencia fecal se registra sobre todo en pacientes afectados por trombosis cerebral o por demencia arteriosclerótica. Por otro lado, todavía se discute la posibilidad de que la incontinencia fecal sea sólo una manifestación de alteraciones debidas a la vejez del sistema nervioso central y periferico.
El cuadro clínico consiste pues en la emisión cotidiana de una o varias masas fecales formes, generalmente después de las comidas o de la ingestión de bebidas calientes.
Tratamiento.
El tratamiento de esta condición consiste en intentar bloquear el reflejo de vaciado del colon que sigue a la distensión rectal y en garantizar la función intestinal en condiciones controladas. Si la emisión incontinente de heces se produce por la mañana temprano después de la ingestión de una taza de té, la solución es bastante evidente:
simplemente habrá que levantar al paciente, sentarlo cómodamente con una manta sobre las rodillas y, ya bajo control, darle entonces su taza de té, esperando a que se produzca la evacuación.
Si la incontinencia fecal neurógena no es tan previsible, puede controlarse administrando al paciente una mezcla de caolín y opio dos o tres veces al día, garantizando la evacuación en condiciones controladas con la administración de un enema o de supositorios, una o dos veces a la semana. Este sistema requiere un proceso de adaptación individual.
En resumen, no se puede dejar de subrayar que una condición de incontinencia fecal persistente en el anciano es la consecuencia de una actuación inadecuada por parte de médicos y enfermeras. Se trata, en efecto, de un problema que ha de ser seriamente afrontado por unos y otros. No es simplemente una consecuencia inevitable de la vejez, y en cambio sí puede ser la primera manifestación de una enfermedad grave del intestino, a menudo tratable.
Resolver el problema significa además eliminar un trastorno que afecta a la dignidad del anciano.

Instituto Gentenatural


Pagina Inicial / Enciclopedia Medica Natural / Enciclopedia Sexológica / Astrología / Cursos gratuitos / Consultas / Psicologia
GRUPO DE ESTUDIO DE TERAPIAS NATURALES - SALTO - URUGUAY

VISITENOS EN CUALQUIER PLANO, estamos a sus ordenes.