estado de excitación psíquica

Crisis de excitación psíco-motriz

ESTADOS DE EXCITACIÓN

El estado de excitación psíquica puede presentar diversos grados de gravedad y tener distintos significados clínicos.
En psiquiatría se entiende por estado de excitación un síndrome, es decir, un conjunto de síntomas, que puede tener su origen en distintos estados patológicos.

Dicho síndrome se caracteriza por la aparición de hiperactívidad psíquica, disociación con alteración del pensamiento, confusión mental y manifestaciones hipercinéticas (esto es, expresiones de un trastorno neurológico) motoras o verbales.
La hiperactívidad psíquica aislada recibe el nombre de exaltación mental, mientras que la hiperactívidad motora se denomina agitación.

Es un estado de inquietud emocional con aumento del flujo verbal que se exterioriza por insultos, amenazas e inquietud motora, moviéndose desordenadamente, con disminución creciente en la capacidad de autocontrol y de responder a una solicitud de control desde el afuera.

CÓMO SE MANIFIESTAN

• Si es grave, la disociación psíquica se manifiesta en forma de trastornos de la ideación que conducen a una pérdida de la capacidad de correlación entre pensamiento y vida afectiva. Las frases que pronuncia el sujeto no tienen significado, ni por su estructura lógica ni por su contenido o, en casos menos graves, se trata de pensamientos vagos o extraños. En las manifestaciones hipercinéticas el sujeto puede verse impulsado a realizar movimientos agresivos.
• Si es una forma ligera, el estado de excitación puede detectarse sólo por la vivacidad del sujeto, por los gestos de impaciencia o por el tono de voz elevado, mientras que mantiene el control de los movimientos y de los pensamientos. Por el contrario, en la forma grave se asiste a una gran exuberancia de ideas, con locuacidad, riqueza imaginativa e inestabilidad en la expresión de los sentimientos.

LAS CAUSAS

Son diversas las situaciones en las que pueden registrarse estados de excitación psíquica:
• Excesos afectivos o pasionales, como los casos en los que la ansiedad se convierte en angustia, con contenidos de terror y desesperación. Ello puede inspirar tanto una inhibición general de la actividad mental con estado de estupor, como reacciones expresivas intensas, del tipo de retorcerse las manos, rascarse la cara o arrancarse la ropa.
• Estados de confusión o de alucinación mentales provocados por enfermedades infecciosas.
• En los sujetos psicopáticos caracteriales, es decir, en sujetos que sufren una exasperación de su carácter.
• En los individuos maníacos (que muestran exaltación de su humor, habitualmente expansivo, desaparición de inhibiciones y realización de movimientos impulsivos, en ocasiones violentos) o en los esquizofrénicos (en quienes predominan las manifestaciones motoras hipercinéticas, acompañadas de situaciones delirantes).
• En la vejez, cuando pueden aparecer estados de excitación que suelen guardar relación con cuadros clínicos caracterizados por trastornos de la memoria, a los que se suman euforia y extraversión

LOS CASOS MÁS GRAVES

Especial gravedad reviste la excitación psíquica con tendencia a la histeria. El sujeto histérico tiende a transformar inconscientemente en trastornos somáticos los problemas de naturaleza psicológica, y en ocasiones puede presentar alteraciones del estado de consciencia. En un ataque histérico, se registra una primera fase de amplios movimientos desordenados caracterizados por el arqueamiento del dorso; éste va seguido de una segunda fase en la que se produce un verdadero estallido de movimientos: el sujeto grita, muerde, golpea y rechina los dientes.
No obstante, junto a estas enfermedades de origen psiquiátrico, los estados de excitación se registran con frecuencia en sujetos totalmente normales como consecuencia de intoxicación por drogas o alcohol o de envenenamientos, como el debido a la irihalación de monóxido de carbono.

CUANDO ES CULPA DEL ALCOHOL

En el caso del alcohol etílico, aunque el límite de tolerancia sea distinto de un sujeto a otro, una cantidad de alcohol superior a 300 mg en 100 cc de sangre da siempre lugar a alteraciones del comportamiento. Además, en el ámbito de los trastornos psíquicos producidos por el alcohol, cabe hacer distinción entre los debidos a una intoxicación aguda y los debidos a una crónica.
• La intoxicación aguda se caracteriza por las típicas manifestaciones de embriaguez común: tras un estado de excitación psicomotora inicial, se asiste a una disminución de la eficiencia psíquica global, con reducción del estado de atención, aletargamiento de la capacidad de percepción, incoordinación de los movimientos, dificultad de palabra, mareos, náuseas, vómitos, somnolencia y dificultad respiratoria, pudiendo incluso sobrevenir el coma en los casos más graves.
• En la intoxicación crónica se registran numerosos trastornos que se manifiestan con cuadros clínicos parecidos a los típicos de los estados de excitación. En efecto, en el alcohólico crónico se producen a menudo el delirium tremens, con temblores y estado de confusión, la alucinosis alcohólica, la psicosis de Korsakoff, que cursa con trastornos de la memoria, y el peligrosísimo delirio de celos

EL TRATAMIENTO

El tratamiento de los estados de excitación es naturalmente de tipo preventivo cuando guarda relación con el consumo de sustancias como el alcohol y las drogas. Por cuanto respecta a las demás formas, han de tenerse en cuenta las distintas implicaciones de carácter psíquico, siendo competencia exclusiva de un especialista.
No obstante, también en tales casos podemos tratar de ayudar al sujeto, pero con mucho cuidado. En efecto, actuaciones bruscas o inoportunas podrían aumentar aún en mayor medida el estado de excitación. Será preciso poner los objetos peligrosos fuera del alcance del individuo, no responder a las provocaciones y llamar a un médico lo antes posible.
La forma de actuar será evidentemente distinta ante una persona que parezca claramente presa de un estado de euforia alcohólica o por drogas: en tal caso, habrá que impedir al sujeto que conduzca o que realice actividades que requieran un estado de alerta.

Cómo comportarse ante un caso de excitación psíquica
• Mantener la calma
• No responder a las provocaciones del sujeto en crisis
• Sedar al sujeto con mucho cuidado
• Alejar objetos potencialmente peligrosos
• Llamar a personal especializado
• En caso de euforia alcohólica, evitar que el sujeto conduzca o realice maniobras que requieran atención y concentración

Cómo se establece el diagnóstico de un estado de excitación

ESTADO de agitación psicomotora es una urgencia bastante frecuente que puede poner en dificultades incluso a un médico general de probada experiencia.
En primer lugar, es muy importante que el diagnóstico del médico se base en una atenta observación de los síntomas y que su acercamiento al paciente sea muy cauteloso. Es necesario que el médico se detenga en los siguientes puntos:
• la impresión general dada por el paciente: la forma de vestir, la manera y la corrección con que se dirige al médico, la mímica, el lenguaje o el mutismo, los gestos;
• la gravedad de la crisis: ¿es extenuante para el paciente? ¿Es esencialmente de gestos o tiene un contenido verbal? ¿Es rica en el terreno simbólico y afectivo?;
• ¿existe un delirio espontáneo? ¿Qué temática lo sostiene? ¿Guarda de alguna manera relación con la vida del paciente o bien es completamente absurdo e incoherente?;
• ¿la evolución de la crisis es limitada en el tiempo o permanente?;
• si existe un delirio, ¿tiene éste carácter amenazador? ¿Existe peligro real de que el paciente cometa actos autolesionantes? Todo esto no depende sólo de una actitud agresiva explícita, sino también de la angustia vivida por el paciente.

Las distintas posturas adoptadas por una paciente durante un ataque de histeria
Arriba: el sujeto arquea el dorso, formando “el arco de círculo”. Es una postura adoptada en la fase de movimientos amplios y desordenados; sobre estas líneas: el sujeto grita, rechina los dientes, muerde y golpea. Es ésta una fase caracterizada por una explosión de movimiento.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.