Terapias de apoyo en drogo-dependencia

Terapias de apoyo

En muchos países del mundo, aparte de las terapias farmacológicas, se están experimentando y utilizando para acabar con la dependencia del toxicómano otros métodos de actuación, que podrían definirse como técnicas de apoyo, que en cualquier caso pueden resultar eficaces sólo en sujetos muy motivados.

Acupuntura y electroestimulación.

Este método se utiliza en distintos países, con muchas variedades de aplicación. La técnica consiste en la aplicación de agujas en los puntos “pulmón” de las orejas y en su conexión a electro-estimuladores durante periodos de treinta minutos. El procedimiento proporciona un rápido alivio a los pacientes, aunque para ser eficaz debe repetirse a intervalos muy cortos (cada hora) durante varios días. El mecanismo de acción de este tratamiento no está todavía muy claro: podría consistir en la liberación en el cerebro de sustancias neuroquímicas y también en una estimulación directa del centro de los “deseos” en el hipotálamo, con efecto inhibidor.
Una variante del método, adoptada en Estados Unidos, es la técnica llamada “Stable- Puncture” (punción-punto metálico), que consiste en implantar un punto metálico quirúrgico en el oído del paciente, al que posteriormente se enseña a estimularlo mediante manipulación con los dedos.
Aunque los datos de que se dispone hasta la fecha demuestran que los síntomas de abstinencia se suavizan significativamente en la mayor parte de los casos tratados mediante acupuntura más electroestimulación, no existen pruebas de su eficacia a la hora de reducir el fenómeno de la recaída.

Biofeedback.

El entrenamiento en biofeedback (método para mejorar la capacidad del individuo para decidir y controlar sus procesos fisiológicos) goza en Estados Unidos de interés y preferencia en el tratamiento de la toxicomanía. La técnica puede adaptarse fácilmente a los programas de rehabilitación, ya que prácticamente carece de efectos colaterales, es bastante fácil de enseñar a los pacientes y requiere un equipo de coste accesible.

Hipnosis.

La hipnosis ofrece varios tipos de apoyo en el tratamiento de las drogodependencias. Puede agilizar un “retomo” analítico a los años anteriores a la toxicomanía y por tanto facilitar el análisis de los mecanismos que la han favorecido; puede usarse, con el permiso del paciente, para relacionar aspectos del comportamiento toxicómano con náuseas, angustia u otros impulsos negativos (o, por el contrario, con sensaciones gratificantes relacionadas con situaciones de sobriedad); si se utiliza para la relajación muscular o con fines de reeducación, puede además convertirse en una experiencia positiva, sustitutiva de la droga, o al menos indicativa de una o de varias vías de salida de la situación que está viviendo el paciente.
Dado su coste y el número limitado de especialistas capaces de practicarla, la hipnosis seguirá siendo un tratamiento de elite.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.