Valoración psicológica del paciente candidato a tener ano artificial

El problema de la eventual enterostomia debe plantearse incluso antes de la intervención.

Ostoma_bolsa2Los pacientes con colitis ulcerosa tienden a ser sujetos pasivos que no reaccionan a la imposición de la enterostomia, pero que sin embargo ven aumentada su agresividad reprimida. Por consiguiente. es necesario elegir los candidatos a la enterostomía sobre la base de una valoración del carácter del propio paciente.

A continuación exponemos los puntos fundamentales de dicha valoración:

• edad: el paciente joven, menor de 20 años. muy pocas veces puede aceptar un ano artificial:

• estabilidad emocional: se trata de una valoración muy difícil. Quizá conviene buscarla indirectamente en la presencia en la vida del paciente de motivaciones adecuadas (la mujer, los hijos, un trabajo interesante) que le puedan llevar a aceptar una discapacidad como la enterostomía:

• estabilidad sentimental: el paciente que ya ha constituido un núcleo familiar sólido aceptará más fácilmente la enterostomia, tanto más si cuenta con la comprensión y el apoyo de su pareja;

• actividad laboral: en algunos casos una enterostomía terminal puede constituir un grave obstáculo en la actividad profesional, lo cual plantea la necesidad de valorar la posibilidad de que el paciente renuncie a su trabajo.

ostomia-completDe todo lo expuesto se deduce la complejidad y seriedad de esta opción quirúrgica, tanto más grave cuanto más joven es el paciente. En cualquier caso, cuando se opte por un ano artificial, será necesario preparar convenientemente al sujeto, hacer que conozca antes de la operación a otras personas portadoras de ano artificial y enseñarle los dispositivos que la técnica moderna pone a su disposición para reducir al mínimo los efectos de su discapacidad.

La actividad sexual en pacientes ostomizados o con ano artificial

La impotencia sexual de estos pacientes se debe principalmente a factores neurológicos, que suponen deficiencias en la erección. Por dicha razón estos enfermos se cuentan entre los mejores candidatos a la implantación de una prótesis. En la actualidad las prótesis para pene más usadas son las semirrígidas y las hinchables. Estas últimas simulan una erección normal, provocan con menor frecuencia úlceras en el pene y, en conjunto, proporcionan al parecer un porcentaje mayor de resultados positivos.

ostomia-completaNo obstante, aunque la cirugía pueda recrear las condiciones para una erección adecuada, no resuelve los problemas más íntimamente ligados a la esfera psíquica y afectiva del paciente. Por ello hay que informar al paciente de que podrá mantener relaciones sexuales, pero que éstas no necesariamente le conducirán al orgasmo. En efecto, con la prótesis peneana, el orgasmo es posible, pero no seguro. Y además, mientras en el caso del anciano lo que interesa no es procrear, sino más bien alcanzar la erección y el orgasmo, en el del joven pueden desencadenarse un miedo y una ansiedad capaces de empujarlo hacia actitudes psíquicas morbosas o de total desinterés por el sexo femenino, Por otro lado, ha de ser también reconsiderado el papel de la pareja, que no sólo participa en la evolución diaria de la recuperación de la función sexual, sino que incluso vive en primera persona las distintas vicisitudes, quedando los hábitos sexuales de la pareja definidos de común acuerdo,

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.