LA EVOLUCIÓN de la personalidad

LA EVOLUCIÓN de la personalidad, el desarrollo corporal y la aparición de los caracteres sexuales.

LA EVOLUCIÓN de la personalidad, el desarrollo corporal y la aparición de los caracteres sexuales secundarios con la llegada de la madurez sexual completa constituyen el conjunto de complejos cambios psíquicos y físicos que experimenta el individuo en esta fase de su desarrollo

La pubertad es un periodo de transición entre la adolescencia y la edad adulta; durante esta fase del desarrollo aparecen y se completan los caracteres sexuales, los órganos genitales aumentan de volumen y maduran, el crecimiento se acelera y se producen importantes cambios de orden psicológico.

La fertilidad, es decir, la capacidad del hombre de fecundar y la de la mujer de ser fecundada, marca la llegada de la madurez sexual completa. La fertilidad se manifiesta en los varones con la emisión de esperma que contiene espermatozoides, y en las mujeres con la aparición del primer ciclo menstrual ovulatorio. La edad de aparición de la pubertad varía considerablemente de un sujeto a otro, en función de factores ambientales étnicos y sociales. En este siglo se ha asistido a una progresiva reducción de la edad puberal. Actualmente la edad de comienzo de la pubertad varía en las niñas entre los 8 y los 13 años y en los niños entre los 10 y los 14 años.

LA MADURACIÓN SEXUAL

El punto de partida del proceso de maduración se localiza en una zona específica del cerebro denominada hipotálamo y en una glándula (hipófisis) situada en la base del cerebro. En virtud de un mecanismo no totalmente esclarecido aún, se produce un aumento gradual de la secreción de las hormonas de la hipófisis (gonadotropinas), que provoca la maduración de los ovarios y de los testículos y la producción de estrógenos y testosterona, respectivamente.

El aumento de la concentración en sangre de testosterona en el varón y de estrógenos en la mujer da lugar al desarrollo y la maduración de los genitales y a la aparición de los caracteres sexuales propios de cada sexo. No se sabe aún y sigue siendo tema de investigación de los endocrinólogos qué es lo que provoca la activación del hipotálamo. El sistema endocrino hipotálamo-hipófisis-gónadas (ovarios y testículos) sería en efecto potencialmente capaz de funcionar también a una edad prepuberal.

Por otro lado, se considera que el sistema nervioso central ejerce en edad prepuberal un bloqueo sobre los centros hipotalámicos y sobre las células hipofisiarias

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.