Dolores musculares varios, el masaje como solucion

DOLOR MUSCULAR

La persona dispuesta a prestar ayuda en dolor muscular, debe aliviar el dolor recurriendo a una serie de medidas generales y muy poco a los fármacos, cuya prescripción corresponde exclusivamente al médico.

LOS MÚSCULOS esqueléticos y sus anejos (bolsas y tendones) son frecuente localización de estados patológicos agudos, generalmente no graves pero de entidad suficiente como para constituir una situación de urgencia, por los dolores, los espasmos y los calambres a que pueden dar lugar.

Por otro lado, existen enfermedades musculares u óseas, como la artritis, que aun teniendo un curso crónico, pueden presentar crisis agudas debido a superperposición de factores, como pueden ser las infecciones agudas, especialmente víricas, y los traumatismos.

En estos casos, si la situación no parece tan grave como para requerir una hospitalización inmediata, se puede tratar de aliviar los sufrimientos del paciente aplicando una serie de medidas.

NORMAS GENERALES

En caso de dolor, inflamación, dificultad de movimiento, etc., la persona dispuesta a prestar su ayuda debe siempre y antes que nada cerciorarse de que el daño no requiere una hospitalización inmediata y seguidamente aliviar el sufrimiento del paciente, mediante medidas como el reposo, la aplicación de frío o calor y la administración de aspirina.

Toda decisión posterior es competencia del médico. Concretamente, no deben descuidarse los dolores que, habiendo aparecido de forma más o menos súbita, persisten luego durante cierto tiempo, que el paciente considera excesivamente largo.

En efecto, dolores intensos y perseverantes pueden deberse a procesos patológicos, como la poliomielitis, la artritis reumatoide, de la que los dolores no son más que una manifestación que ha de valorarse en el ámbito de la enfermedad principal, u otras graves enfermedades musculares o neurológicas.

DOLORES MUSCULARES SECUNDARIOS

Si el paciente artrítico se ve obligado a guardar reposo en cama, debe colocar debajo del colchón una tabla de madera. Pueden ser de gran utilidad tanto las compresas calientes como las frías.
El criterio de elección se basa en este caso en las preferencias del enfermo y en los resultados que uno u otro medio permiten conseguir. Pueden resultar muy útiles los masajes de la parte dolorida, que no obstante han de realizarse con un conocimiento mínimo de la técnica, para no causar más efectos negativos que positivos.

Los fármacos utilizables deben limitarse a aquellos que, aun no estando exentos de peligro potencial, son no obstante bastante familiares, como por ejemplo la aspirina. No se debe en cambio recurrir a fármacos como los corticoesteroides, que, aun siendo eficaces, son de competencia exclusivamente médica. Las bolsas que con frecuencia se interponen entre tendones, músculos y prominencias óseas pueden albergar procesos inflamatorios.

Masaje por amasamiento.
El amasamiento, al actuar en profundidad, aumenta el flujo sanguíneo.
Consiste en levantar, comprimir y retorcer los tejidos tomados con las manos.

Son bastante corrientes las bursitis localizadas en la espalda, aunque pueden darse también otras localizaciones. También en este caso, además de la inmovilización de la articulación implicada, se pueden obtener buenos efectos analgésicos mediante la aplicación de compresas frías y la administración de aspirina.

Sólo el médico puede decidir si es necesario recurrir al uso de fármacos, aunque sí se puede tratar la piel que cubre la parte dolorida con un pulverizador de cloruro de etilo.

Este mismo tratamiento puede aplicarse también a las mialgias, para las que no obstante es necesario consultar enseguida a un médico, ya que pueden ser expresión de estados patológicos que han de afrontarse precozmente y de forma adecuada, como ocurre en algunas intoxicaciones.

CALAMBRES

Masajc por vibración. La vibración, ejerciendo presión sobre la piel, activa ¡a circulación.
La elección del tipo de masaje depende en general de ¡a finalidad del mismo.

Muy frecuentes, sobre todo en los niños y en las personas mayores de 50 años, son los calambres nocturnos en las piernas, tan dolorosos que llegan a interrumpir el sueño. Un tratamiento eficaz, incluso como medida preventiva, es la administración de 0,6 g de lactato de calcio por vía oral cada 8 horas.
El tejido conectivo laxo que rodea e infiltra el tejido muscular puede ser objeto de procesos inflamatorios (miofibrositis) que se manifiestan en forma de espasmos, limitación de los movimientos, dolores musculares, etc. El tratamiento de urgencia vuelve a ser el anteriormente descrito: reposo en cama e inmovilización si el espasmo muscular es intenso; compresas calientes o frías; administración de aspirina o de un miorrelajante.

Técnicas de masaje

El masaje es el conjunto de acciones mecánicas realizadas sobre la superficie del cuerpo con las manos o con instrumentos especiales.
El masaje manual puede ser de todo el cuerpo o de una sola región y se realiza según distintas modalidades, la mayoría de las veces combinadas.
La acción beneficiosa del masaje no se deja notar sólo localmente en la musculatura y las articulaciones, sino que repercute sobre todo el organismo. Además de las técnicas ilustradas en esta ficha, recordamos otros tres tipos de masaje:
• Masaje por presión, de utilidad en las contracturas musculares.
• Masaje por rozamiento, que activa la circulación venosa y favorece la reducción de los edemas.
• Masaje por percusión, que aumenta la capacidad contráctil de los músculos.

Masaje por fricción. Por su acción profunda y muy localizada, la fricción reduce los puntos dolorosos musculares y ligamentosos. Se realiza pinzando entre los dedos la masa muscular.

CURSO BASICO DE MASAJE

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.