la salud y las enfermedades

image

Desde el concepto Andino

El Ajayu (aymara) y el “Ánimo” (quechua) son dos términos que engloban un concepto muy empleado por lo andinos para explicar salud y enfermedad.  Su definición y su comprensión no son sencillas, por eso hay que analizar una serie de datos y observaciones:
Simbólicamente, Ajayu o “Ánimo” sería un fluido invisible, cuya presencia dentro del cuerpo tiene una función de cohesionar, de unir partes del cuerpo. Este concepto es tomado de la lingüística a través del sufijo quechua ntin que en quechua significa “unir partes” como uquntin, (el “cuerpo unido”), o “Tahuantinsuyo”, (“los cuatro suyos unidos en uno”). En este sentido, el Ajayu sería un elemento aglutinador, y al hacerlo le da sentido y completa la totalidad del cuerpo (Bastien 1996, Burgos Lingán 1995).
La cualidad de fluido estaría de acuerdo al modelo de etnofisiología andina, que interpreta el funcionamiento corporal como un sistema hidráulico en el cual los fluidos se mueven en sentido centrípeto y centrífugo respecto del elemento central (movimientos de concentración y dispersión) que estaría constituido por el complejo “corazón-pulmón” (chuyma en aymara, Samay en quechua).

Si algo actúa en contra de chuyma/Samay (por ejemplo un susto), se produce una alteración en el sistema hidráulico, produciéndose una dispersión (la sensación corporal del sobresalto al asustarse). Esta dispersión hace que el Ajayu/Ánimo salga del cuerpo. El individuo sigue vivo, pero su vida psíquica sufre una perturbación cuya gravedad y consecuencias estarían en relación con el tiempo que el Ajayu se encuentre fuera del cuerpo.
El Ajayu puede salir del cuerpo siguiendo la vía natural, o sea, a través de la respiración o el resuello exhalado al abrir la boca en el gesto de sobresalto o espanto (que en el modelo de hidráulica referido sería comparable a un movimiento extremo de dispersión, que provoca la salida del Ajayu).
La presencia de molestias corporales acompañando a la “Salida del  Ajayu” sería consecuencia de la acción de los extremos “Seco-Húmedo” y “Cálido-Frío” sobre el sistema hidráulico, que aparentemente explican las fuerzas que intervienen en el proceso que rompe el equilibrio.
En consecuencia, la presencia del  Ajayu dentro del organismo sería de importancia capital para considerar que alguien goza de ese estado que los occidentales denominan Salud. La permanencia del Ajayu está sujeta a muchas situaciones que pueden ocasionar su salida, simbolizadas por el susto, los sobresaltos, brujerías, etc., que pueden actuar directa o indirectamente sobre el individuo o, en oportunidades, podrán actuar sobre su medio ambiente mediato, ocasionando su salida.
Un curandero viendo en la coca puede determinar el sitio aproximado en el que pudo ocurrir el suceso, que sirve para realizar un ritual propiciatorio para recuperar el Ajayu, con la finalidad de reingresarlo en el cuerpo de su paciente

La alteración que encarna la salida del  Ajayu explicaría el aparatoso ritual que despliegan los curanderos y ritualistas con el fin de lograr reingresarlo en el cuerpo, y la efectividad –al menos en opinión de los campesinos-, que tiene en el proceso de curación. Por las observaciones de rituales de curación se puede inferir que las acciones van dirigidas a causar una honda impresión en la psiquis del enfermo con el fin de centrar su comportamiento o sus alteraciones mentales.

El ritual se basa en la teatralidad con que se desarrolla, la activa participación de todo el grupo familiar cuyas emociones convergen sobre el enfermo, una dinámica de grupo tendiente a una catarsis emocional colectiva y un reforzamiento de los vínculos intrafamiliares. El ritual expresaría la labor simbólica de concentrar en el cuerpo del enfermo aquello que estaba disperso.
El concepto de Ajayu cumpliría un rol cultural importante al tratar el tema sobre la Prevención de las enfermedades. Su rol sería de coerción para que los individuos cumplan fielmente con lo que manda la tradición y las costumbres de la comunidad, adquiriendo así un sitial dentro los conceptos éticos que regulan la fidelidad hacia la cultura materna y castigan las omisiones o el abandono de las costumbres. Hay que remarcar que en la prevención de “Susto” se cita cumplir con las costumbres de respeto hacia los Mallkus” y “no cambiar las costumbres (amestizarse)”, y cumpliría un papel importante en el control social: el individuo debe cumplir con las costumbres y creencias del grupo social, si las omite o pretende cambiarlas puede ser castigado.  El castigo es la salida del Ajayu por acción de una de las entidades a las que se omitió el respeto.

2 comments for “la salud y las enfermedades

  1. Judith Mancilla
    octubre 26, 2011 at 1:03 am

    Que buena esta publicación, muy concisa. Efectivamente nuestro ajayu es holístico que hace a nuestro ser tangible e intangible. Nuevamente felicitaciones…Judith Mancilla.

  2. enero 11, 2012 at 4:12 am

    No conoces la naturaleza del Ajayu

    Tu crees que el Ajayu es un concepto creado por idiotas? y que tu ciencias es capaz de comprender? No conoces la fuente de nuestros conocimientos……

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.