salud y medicina naturalsede virtual central Consultas
Google
Web gentenatural.com

publicidad

publicidad

La Enterorragia

La Enterorragia es una hemorragia del tracto intestinal que se manífiesta en general con la eliminación de heces que contienen sangre.

Cuando la sangre es de color rojo vivo suele proceder de uno de los úItimos segmentos del intestino; cuando en cambio procede de los segmentos más altos del aparato digestivo la sangre sufre la acción de los jugos digestivos, por lo que al ser expulsada al exterior con las heces tiene un color negro: en este caso se habla de melena. Las causas de enterorragia son muy varíadas, siendo las hemorroides una de las más comunes, Las fístulas o rágades anales pueden también teñir de sangre las heces. Otras causas de hemorragia de la última porción del intestino son los tumores benignos o malignos del recto o del colon, la colítis ulcerosa, las colitis bacterianas o amebianas y los divertículos intestinales.

Las causas más frecuentes de hemorragía en los segmentos más altos del intestino son en cambio las varices del esófago o del estómago, la úlcera péptica y la gastritis erosiva. Por último, otras causas que pueden entrar en juego son las enfermedades de la sangre, el tifus y la administración de fármacos con fines terapéuticos. Los síntomas de una hemorragia intestinal se deben sobre todo a la gravedad de la hemorragia y a la rapidez con la que se instaura. En los casos leves se pueden registrar vértigos, sudoración fría, desvanecimíentos y aumento de la frecuencia del pulso. En los casos graves aparece un grave estado de shock que puede conducir a la muerte. En cualquier caso, es necesario aplicar un tratamiento de urgencia: reposo absoluto, dieta hídrica, bolsa de hielo sobre el abdomen, administración de fármacos coagulantes y eventualmente transfusiones de sangre.

Entidad de la pérdida hemática

Puede deducirse, aunque de forma aproximada, del cuadro clínico y de una serie de estudios. La sintomatología está ligada a la entidad y a la rapidez de la hemorragia: una pérdida de sangre de hasta 500 cc en 1-3 horas no conlleva en general trastornos especiales; la pérdida en este mismo periodo de tiempo de 1.500-2.000 cc puede ser mortal; por último, la pérdida de la mitad de la sangre circulante en 10 horas provoca la muerte en el 70 % de los casos. Cuando la pérdida de sangre supera los 500 cc, en las fases iniciales se produce vasoconstricción refleja, arteriolar y venosa: la vasoconstricción arteriolar reduce el flulo hemático en los territorios menos vitales (aparato digestivo y sistemas muscular y cutáneo), mientras que la vasoconstricción venosa, al movilizar la sangre de los compartimientos de reserva (hígado, bazo, piel), favorece el retorno venoso al corazón y, de esta forma, el mantenimiento de un rendimiento eficaz. La presión sistólica puede mantenerse normal mientras la compensación vasoconstrictora sea la adecuada; de lo contrario se produce hipotensión con taquicardia. La caída de la presión se percibe inicialmente sólo al pasar de la posición de tumbado a la de erguido (vértigos o incluso lipotimia). Cuando la hemorragia es masiva, por reducción de un 40 % o más de la masa eritrocitaria, el paciente entra en estado de shock: la piel se muestra pálida (la palidez cérea de las manos y de las uñas es indicativa de una pérdida de al menos 1 litro de sangre) y cubierta por un sudor frío; el paciente sufre taquicardia (120 pulsaciones o más), ansiedad, presenta una respiración frecuente y superficial, siente sed, su presión mínima puede no ser valorable, sufre una disminución de la diuresis y con frecuencia un aumento de la temperatura corporal. Si no se establece enseguida el tratamiento, el shock se torna irreversible y se producen complicaciones anóxicas graves: sufrimiento miocárdico hasta el infarto, necrosis renal, sufrimientos cerebrales y retinianos y, en los sujetos que han padecido anteriormente insuficiencia hepática, coma hepático.

Carácter Duración Síntomas
asociados
Exámenes Diagnóstico
pérdida de sangre de color tanto rojo vivo como rojo oscuro en cantidad variable, de simples restos hasta cantidades importantes crónica, con periodos de remisión total o parcial y periodos de exacerbación hemorragias también en otras localizaciones (cutáneas, mucosas, urinarias, uterinas, etc.) análisis de sangre (pruebas hemorágicas completas, sideremia, hemocromo); examen hematológico Enfermedades de la coagulación (hemofilia, etc. )
presencia en las heces de sangre de color rojo vivo en cantidad variable crónica, si no se eliminan mediante cirugía prurito y dolores en la región anal examen proctológico Hemorroides, rágades
si el pólipo se localiza en el último segmento del colon (recto o sigma) se registra sangre de un color rojo vivo, mientras que el color es más oscuro en la poliposis de las partes altas del colon (ascendente o transverso) crónica, con periodos de remisión que alternan con periodos de exacerbación hasta la extirpación de los pólipos en general ninguno colonoscopia Poliposis del colon
presencia persistente de sangre en las heces general de color, rojo vivo y en cantidad, a menudo relévante cronica dolores abdominales; diarrea persistente; palidez cutanea por anemia, adelgazamiento, astenia. colonoscopia, analisis de sangre Colitis ulcerosa
pérdida de sangre de color rojo oscuro, a veces en cantidad notable cronica aumento de tamaño del hígado; inapetencia, náusea, digestiones difciles, boca amarga, a veces adelgazamiento; episodios de ictericia cutánea análisis de sangre (transaminasas, bilirrubinemia, gamma-GT, fosfatasa alcalina, proteinograma); ecografía hepática; biopsia hepática Hepatopatía crónica Cirrosis hepática
heces líquidas o semilíquidas mezcladas con sangre, a veces de color rojo vivo en las formas bacterianas, 10-30 días; en las formas por ameba, incluso años, con periodos de rernisión parcial que alternan con periodos de reagudización diarrea con heces líquidas o semilíquidas; dolores abdominales difusos; pocas veces fiebre; inapetencia y náusea; en las formas prolongadas, adelgazamiento y anemia examen de las heces Disentería intestinal bacteriana o por ameba
en general, heces con restos de sangre rojo vivo o rojo oscuro, menos a menudo auténtica hemorragia pocos días, aunque con tendencia a las recidivas dolores abdominales; a veces fiebre colonoscopia Diverticulitis
episodios de elininación de heces negras por presencia de grandes cantidades de sangre digerida pocos días, por rotura de várices esofágicas, con tendencia a la recidiva a menudo ninguno; en las formas más graves, hematemesis (vomito hemático); palidez, astenia y anemia esofagoscopia Varices esofágicas
eliminación de heces mezcladas con sangre de color rojo oscuro cronica dolor en el costado derecho; descargas diarreicas; palidez cutánea; astenia, anemia; inapetencia, adelgazamiento radiografía del tracto digestivo; colonoscopia; examen gastroenterológico Ileitis terminal

 

Instituto Gentenaturalblog de medicina y nuevaera


Pagina Inicial / Enciclopedia Medica Natural / Enciclopedia Sexológica / Astrología / Cursos gratuitos / Consultas / Psicologia / Quienes Somos /
Sintomas / Patologias /
Aviso Legal /
GRUPO DE ESTUDIO DE TERAPIAS NATURALES - SALTO - URUGUAY

VISITENOS EN CUALQUIER PLANO, estamos a sus ordenes.