salud y medicina naturalsede virtual central Consultas
Google
Web gentenatural.com

publicidad

publicidad

AEROFAGIA

Causas de formación de gas intestinal.

El aire puede ser deglutido de distintas maneras: atrapado en los alimentos (el aire representa por ejemplo el 20% del volumen de una manzana), durante la ingestión de alimentos sólidos o bien de bebidas (al beber un vaso de agua puede entrar en el estómago el doble de volumen de aire), o como consecuencía de un síndrome neurótico que conduce a la aspiración de aire no precisamente en las comídas. Por otro lado, cabe recordar que incluso cuando no estamos bebiendo o comíendo deglutimos aire con la saliva.
Los individuos que mastican habitualmente chicle o tabaco tragan constantemente aire, al igual que los fumadores, se traguen o no el humo.
En condiciones normales el aire que, de una u otra forma, ha sido deglutido se acumula en la parte alta del estómago para formar la "cámara de aire del estómago": este aire es eliminado poco a poco, en parte por su paso al intestino y en parte con la eructación. En sujetos ansiosos o con malos hábitos alimentarios (que comen demasiado deprisa o que mastícan poco y mal) la cantidad de aire introducida puede ser exagerada y provocar distintos trastornos:
sensación de plenitud e hinchazón de estómago, sensación de falta de respiración y eventualmente trastornos del ritmo cardíaco (palpitaciones). Estos síntomas desaparecen en general con la eructación.

Aire deglutido

El aumento de aire en el estómago puede, no obstante, deberse a otras causas, como por ejemplo enfermedades
del estómago o de otros órganos abdominales. La terapia se basa en la
administración de fármacos sedantes
y vagolíticos o bien, en caso de aerofagia secundaría a otra enfermedad,
en el tratamiento de ésta.

deglucion de aire

Carácter

Causa Duración Síntomas asociados Exámenes Diagnóstico

frecuentes eructaciones acompañadas de sensación de peso retroesternal, sobre todo tras adquirir determinadas posturas (tumbados, sobre el costado izquierdo)

elevación del fondo gástrico, que pasa a la cavidad torácica a través de una abertura patológica del diafragma crónica a menudo acidez y ardores retroesternales; a veces dificultad para tragar, con eventual sensación de "estrangulamiento" radiografía del esófago y del estómago Hernia de hiato

sensación de estómago inflado, a menudo muy molesta

escasa motilidad gastrointestinal, con la consiguiente acumulación de aire por alteración de la secreción biliar existen formas agudas y formas crónicas boca amarga; digestiones largas y laboriosas; frecuentes cefaleas ecografía hepatobiliar; colecistografía Colecistopatías

sensación de hinchazón abdominal acompañada de frecuentes regurgitaciones ácidas que se manifiestan después de las comidas o durante la digestión

hipersecreción ácida del estómago crónica, con periodos de remisión parcial o completa intercalados con periodos de exacerbación (sobre todo en primavera y otoño) acidez; ardores y dolor de estómago endoscopia gastroduodenal o duodenal Úlcera gástrica Gastroduodenitis

sensación aguda de abdomen hinchado y dilatado

alteración de la motilidad del tracto digestivo, con paso frecuente de aire del intestino al estómago crónica, con periodos alternos de mejoría y empeoramiento a veces dolores abdominales; estreñimiento, a menudo alternado con diarrea radiografía del tracto digestivo; Rx enema Colon irritable Enterocolitis crónica

estómago hinchado con frecuentes eructaciones y regurgitaciones

ingestión de mucho aire con los alimentos o las bebidas variable a veces dolor de estómago y digestiones largas y laboriosas ninguno Ingestión acelerada e inconecta de bebidas o alinentos

sensación de hinchazón y dilatación abdominal

respiración con la boca, con frecuente deglución de aire por obstrucción nasal crónica los del catarro crónico examen otorrinolaringológico Obstrucción nasal - Rinitis crónica

sensación de dilatación abdominal

alteración de la deglución, unida a ingestión sucesiva de aire y menor motilidad del estómago y del intestino variable; existen formas agudas (raras) y formas crónicas insomnio; irritabilidad; astenia; en ocasiones inapetencia, en otros casos bulimia (notable aumento del apetito); a menudo también estreñimiento así como dolores abdominales difusos ninguno Estado de ansiedad, depresión, tensión psíquica

CONTINUA CON LAS POSIBLES COMPLICACIONES

Instituto Gentenaturalblog de medicina y nuevaera


Pagina Inicial / Enciclopedia Medica Natural / Enciclopedia Sexológica / Astrología / Cursos gratuitos / Consultas / Psicologia / Quienes Somos /
Sintomas / Patologias /
Aviso Legal /
GRUPO DE ESTUDIO DE TERAPIAS NATURALES - SALTO - URUGUAY

VISITENOS EN CUALQUIER PLANO, estamos a sus ordenes.