--CURSO BASICO DE HIPNOSIS Y AUTOHIPNOSIS--






(LECCION 12) En este capítulo vamos a ver:

Unas cuantas pruebas: la prueba de la canica y la prueba de la pesadez de las piernas.
Otra técnica (muy fácil) de hipnosis de la familia sensorial: Método del contraste de los colores.
También, vamos a hablar de la autohipnosis. (Muchos de vosotros me lo habéis pedido. En este capítulo haré una

pequeña introducción y os mostraré un método simple de autohipnosis. En los restantes capítulos, se entrará más en detalle.)
Y ¿Cómo no? Hablaremos de la regresión. ¿Qué es? ¿Qué podemos conseguir? ¿Hasta donde se puede llegar?

Como ves, ni un párrafo de este capítulo tiene desperdicio, así que, sin más dilación, comencemos...

Pruebas

Prueba de la canica (Prueba elaborada por el Dr. Stokvis)

En esta prueba el sujeto sostiene un hilo del que pende un objeto (en la prueba original se trata con una canica, de ahí su nombre, pero no cualquier objeto funciona, y si este brilla, o es atrayente, mejor), con el codo de esa mano apoyado sobre la mesa. El hipnotizador empieza a darle sugestiones a cerca de que va a comenzar a moverse, hasta que el movimiento se hace visible. (Es una prueba muy fácil de hacer)

El sujeto, apoyándose en un codo sobre la mesa, sostiene un hilo del que pende un objeto, mientras, el hipnotizador le dice:

"Mira este objeto y concéntrate totalmente en él. Continúa relajado. Dentro de poco vas a notar que el objeto comienza a moverse... No importa en qué sentido, pero el objeto se va a mover. Ya está empezando a moverse, imperceptiblemente... El objeto se mueve cada vez más. Obsérvalo. Se mueve. Piensa en el movimiento del objeto... Piensa en el movimiento del objeto y ese movimiento será cada vez más amplio."

Cuando el movimiento sugerido se produce realmente (a veces es necesario insistir), el hipnotizador prosigue, sincronizando sus palabras con el balanceo del objeto: (tienes que describir todo lo que está pasando, para hacerle creer al inconsciente del sujeto que todo lo que dices está pasando. Cuando en realidad, estas diciendo lo que está ocurriendo. Tienes que ajustar el siguiente párrafo a lo que esté pasando, es decir, no vayas a decir "El objeto oscila hacia delante" cuando este va hacia atrás. Ok?

"El objeto oscila hacia delante... hacia atrás, hacia delante... hacia atrás. El objeto oscila cada vez más rápidamente. Y como la amplitud de su movimiento está constantemente aumentando, ya no puedes detenerlo. Es inútil intentar detener el movimiento del objeto..."


Prueba de la pesadez de las piernas

El sujeto permanece de pie, con los brazos caídos a lo largo del cuerpo, y recibe la siguiente sugestión:

"Piensa en que tus pies son pesados... tan pesados que no puedes levantarlos... Apóyalos bien contra el suelo... Con fuerza... Descarga todo tu peso sobre los pies... Imagina que un peso invisible se apodera de ellos... Ahora mismo, tus pies te parecen pesados... cada vez más pesados... Una pesadez invisible se ha adueñado de tus pies... y ahora pesan, pesan terriblemente. Cada vez te pesan más... Tus pies se hacen más y más pesados por segundos... Ahora, la pesadez comienza a apoderarse de tus piernas... Tus pantorrillas te empiezan a pesar cada vez más... La pesadez aumenta... Tus pies te pesan, tus pantorrillas te pesan y esa sensación se apodera también de tus muslos... Los músculos de tus muslos se contraen... Tus muslos se ponen rígidos... Tus piernas se ponen rígidas... rígidas como postes... los pies se fijan al suelo... Tus pies se clavan en el suelo... se sueldan al suelo... se pegan al suelo... Tus pies se pegan al suelo más y más... Dentro de un momento, cuando intentes levantarlos, no podrás... Cuanto más lo intentes, menos podrás hacerlo... Cuando yo diga <<tres>>, te resultará imposible levantar los pies... Cuando yo diga <<tres>>, te resultará imposible mover las piernas... Cuando yo diga <<tres>>, te será imposible avanzar o retroceder... Voy a contar... Uno... Tus pies son pesados, pesados, cada vez más pesados, terriblemente pesados... Es como si tuvieras un enorme peso sobre los pies... un peso enorme que te impide moverlos... Dos... Tus pies te pesan todavía más... están pegados al suelo... bien pegados, completamente pegados al suelo... clavados... ¡Tres! Imposible levantar los pies... Tus pies pesan muchísimo... pesan demasiado... Cuanto más intentas moverlos, menos puedes... Tus piernas son tan pesadas que te resulta imposible moverlas... Tus pies se pegan al suelo... Tus pies son pesados... pegados al suelo... completamente pegados al suelo... Imposible avanzar o retroceder... Estás pegado, clavado al suelo... clavado al suelo... Imposible moverse... Cuanto más lo intentas, más se te pegan los pies al suelo...

Podemos conocer su grado de sugestionabilidad dependiendo del tiempo que pasa mientras el sujeto no puede levantar, ni mover los pies. (Se supone que una vez que llegamos al ¡Tres! Hay que seguir dando sugestiones, como habrás podido ver en el texto de arriba.) Una vez terminada la prueba, si el sujeto no puede levantar los pies, debes darle alguna sugestión para quitarle todas las sugestiones anteriores, como por ejemplo: Cuando cuente hasta tres, tus piernas volverán a su estado normal y ya no permanecerán más tiempo pegadas...

Técnicas de hipnosis

Método del contraste de los colores

Este método descrito por B. Stokvis, resulta útil con los sujetos que se muestran reticentes a otras técnicas, esta es una técnica de inducción muy fácil de realizar y me gusta mucho.
Es necesario tener un rectángulo de cartón gris, de 14x23 cm, en el que estarán enganchadas, en sentido longitudinal, dos tiras de papel de 8x3,2 cm, paralelas y distantes entre sí 5 mm. La tira de la derecha será de azul pálido, la de la izquierda amarillo pálido. Ambas deberán afinarse someramente, y el autor recomienda que el ángulo inferior derecho del cartón se redondee en el punto donde el sujeto pondrá los dedos.
El hipnotizador pregunta al sujeto si su vista es normal: en caso afirmativo, éste se echará en un diván aguantando el cartón con el brazo rígido y fijándose en la tira gris que está entre los rectángulos de color, sin apartar la vista de ella. Como es natural, dirá que ve <<un trozo de cartón gris, en el que están enganchadas dos tiras, amarilla a la izquierda y azul a la derecha, separadas por una franja gris>>. Ahora se le advierte que siga fijándose en dicho punto y que dentro de poco distinguirá otros colores. Este fenómeno cromático observado fisiológicamente por cualquier persona normal, al igual que los daltónicos y todos los <<tricromáticos anómalos>> consiste en ver los respectivos colores complementarios a lo largo de los márgenes externos del amarillo y el azul.

El hipnotizador procederá de este modo:

"Cuando empieces a notar cambio de colores querrá decir que nos estamos acercando a la hipnosis: éste es el primer síntoma de la influencia hipnótica y dependen de la fatiga de los ojos. Ahora estate atento. Del mismo modo que has conseguido observar estos fenómenos cromáticos, también advertirás otros signos que demuestran que se avecina el estado hipnótico. Fíjate en la raya gris: pronto verás como el margen interno de la línea azul, el que linda con la gris, se hace más intenso, mientras que el resto de la franja tomará un tono opaco y difuminado. De la misma forma, el amarillo lindante con la línea gris se intensificará, mientras el resto se hará más pálido y opaco. Continúa fijándote cada vez con mayor intensidad... No apartes tus ojos, fíjalos así, muy bien; verás cómo pronto ocurre algo. Por ejemplo, verás un borde amarillo junto al borde azul, y uno azul junto al amarillo. Estos dos nuevos colores se tocarán en el centro de la franja, y de cuando en cuando uno se sobrepondrá al otro. Podrán desaparecer durante algunos segundos, quizá porque tu conciencia empieza a vacilar, entonces quiere decir que el estado hipnótico es inminente."

Puede ocurrir que el sujeto sea algo escéptico a este medio de inducción. Sin embargo, habrá notado que todo lo que le ha dicho el hipnotizador se ha realizado puntualmente, y el resultado será una creciente confianza en el hipnotizador. El hipnotizador insiste:

"Continúa mirando, observando los fenómenos que poco a poco aparecen. Mientras tus párpados se hacen pesados, cada vez más pesados, y te das cuenta de que estás cansado, cada vez más cansado, sólo deseas cerrar los ojos y dormir... No te opongas, deja que el sueño te invada, cerrar los ojos y dormir... No te opongas, deja que el sueño te invada, así... así... los ojos se cierran, ahora te duermes, duermes... dormirás hasta que te ordene despertar."

A veces el método puede variar en esta última parte; es decir, el hipnotizador habla de cansancio, de párpados pesados, de ojos que se cierran, pero evita decir la palabra <<sueño>>. En este caso, la técnica de Stokvis pertenece al grupo de inducciones en trance sin sueño. Como afirma Pavesi, parece que este método es eficaz en sujetos negativos, aunque no suficiente para inducir a trance profundo. No hay ningún problema, después de esta técnica, se le aplicará cualquier método de profundización, para llegar a estado profundo.

Si recuerdas, el método de inducción que hacíamos en el capítulo anterior. (El de la levitación de la mano) Puede ser sustituido por este. Pero esto ya lo dejo en tus manos, dependiendo del que más te guste o mejor resultado te dé.

Autohipnosis

Un método de autohipnosis, es un método que permite a un sujeto entrar en un estado particular, entre la vigilia y el sueño. En este estado, se intensifican los recursos psíquicos que todo individuo tiene para realizar cualquier actividad, consiguiendo exactamente lo mismo que en una sesión de hipnosis con un hipnotizador.

Ahora bien, casi siempre, la autohipnosis es producto de una sugestión creada por un hipnotizador. Me explico: Primero te hipnotizan, luego, antes de despertarte te deja una sugestión posthipnótica (dependiendo de lo que se busque con la autohipnosis. Puede ser que te digan, siempre que quieras calmarte, solo te bastara con pensar en la palabra XXXXXX. En el momento en que pienses en esta palabra, verás como todos tus nervios se calman, todo tu estrés disminuye y te sientes cada vez mejor...), entonces, se le dice al sujeto que cuando quiera relajarse, solo le bastará con pensar en la palabra XXXXXX.

Entonces... Si he entendido bien... Necesito que un hipnotizador me hipnoticé, me deje una sugestión posthipnótica parecida y una vez finalizada la sesión, me puedo autohipnotizar yo mismo. (Conseguir los efectos deseados cuando uno quiera.)

¿Es necesario la previa intervención del hipnotizador para llegar a estado de autohipnosis?
-No. Lo que he comentado es lo que se hace generalmente. Existen muchos métodos de autohipnosis que se basan en ir introduciéndonos sugestiones nosotros mismos hasta que notemos los efectos deseados.

Ahora voy a comentar un método muy bueno, en el que tú mismo, puedes ir entrenándote hasta llegar al punto que, por ejemplo, si un día estás muy desanimado y quieres animarte, solo te bastará con pensar que tienes que estar más animado para notar esos efectos. Parece sorprendente, pero requiere un gran entrenamiento.

Los ejercicios propuestos deben realizarse, preferentemente, sentados en un sillón, mejor que echados en la cama. No debes pasar a un ejercicio siguiente hasta que no domines los anteriores, puesto que cada ejercicio nuevo, es la continuación de los anteriores. Una vez que domines todos los ejercicios, podrás provocarte cualquier sensación.

Primer ejercicio: relajamiento muscular.

Apenas el sujeto está sentado cómodamente, empezará a relajarse diciéndose a sí mismo: "Estoy completamente relajado. Mi brazo derecho (o izquierdo) pesa enormemente."

Ésta es la primera parte de la sugestión, que debe repetirse durante un minuto o dos. En seguida deberá concentrarse en las siguientes sugestiones: (No pasar a la siguiente hasta que no notes los efectos de la sugestión en la que estás concentrándote.)

1. Mi brazo está rígido.
2. Respiro profundamente.
3. Abro bien los ojos.

Durante una o dos semanas deberían hacerse escrupulosamente algunos ejercicios al día. Primero se sentirá pesadez en el brazo; más tarde esta sensación se extenderá a todo el cuerpo.

Segundo ejercicio: percepción del calor.

Sugestiones:
1. Estoy completamente relajado.
2. Mis brazos (piernas) pesan mucho.
3. El brazo derecho (izquierdo) está caliente.

La duración del ejercicio depende del tiempo en que el sujeto logre sentir la sensación de calor. En un par de semanas debería estar capacitado para producir dicha sensación en todas sus extremidades.

Tercer ejercicio: regulación del corazón (¡Abstenerse de realizarla cualquiera que padezca alguna enfermedad del corazón!)

Se empieza colocando la mano derecha sobre el corazón para percibir sus latidos. Luego se pasa a las autosugestiones.

1. Estoy completamente relajado.
2. Mis brazos y piernas son pesados.
3. Mis brazos y piernas están calientes.
4. Mi corazón late con calma y fuerza.

Como última fase puede llegarse al control del pulso. No se recomienda que llegue a ser muy lento!!!

Cuarto ejercicio: control de la respiración.

Se empieza con las autosugestiones de los ejercicios precedentes y luego se pasa a esta nueva:

"Respiro lentamente y con facilidad; respiro sin ningún esfuerzo."

Quinto ejercicio: control del abdomen.

Tras haber efectuado las autosugestiones precedentes, se ordena: "Mi plexo solar está caliente."

Cuando este ejercicio haya terminado, el sujeto está en condiciones de relajarse completamente, de respirar a fondo y con pulso regular y experimentar una agradable sensación de calor en todo el cuerpo.

Sexto ejercicio: control de la región cerebral.

El perfecto funcionamiento requiere, por lo menos, dos semanas de trabajo, que se basará, además de en las autosugestiones precedentes, en ésta:

"Mi frente está muy fresca, es muy agradable sentirla."

Después de esto se continúa el ejercicio partiendo de la primera sugestión hasta la última. En un par o tres meses debería estarse capacitado para producir todos los fenómenos sugeridos. Además, será necesario probar los ejercicios una o dos veces al día seis meses más, hasta que todas las sensaciones se hagan verdaderamente intensas.

¿Esto es? Me he quedado...! Igual me pasó a mí. En realidad, los métodos de autohipnosis sin intervención del hipnotizador son poco prácticos, por eso, te aconsejo si deseas experimentar una inducción de autohipnosis, que escojas siempre un método práctico con asistencia del hipnotizador, que es el único que puede valorar cada caso y aconsejar o prohibir inducciones.

De todas formas, en los siguientes capítulos veremos métodos de autohipnosis con y SIN intervención de un hipnotizador. (No te preocupes, que también hay métodos de autohipnosis que no requieren la presencia de un hipnotizador.)

Regresiones

Podemos definir una regresión como una técnica que consiste en hacer que una persona bajo hipnosis recuerde hechos de su pasado con mucha precisión. (Incluso hechos que conscientemente no recuerda.)

Para darte una idea de hasta donde podemos llegar con una regresión voy a poner un ejemplo: Con una regresión se puede conseguir que una persona recuerde todo los detalles de lo que pasó por ejemplo el día que cumplió cuatro años.

En muchos países, los servicios de investigación realizan hipnosis a testigos de algún delito para obtener pistas, como por ejemplo, la matrícula de un coche. (Dato que a no ser que nos hayamos fijado conscientemente, no recordaríamos en estado normal.) (En un alto porcentaje se obtienen datos correctos.)

De hecho, hay quién asegura que mediante una regresión se puede hacer recordar a una persona algún momento de lo que pasó, ya no cuando tenía tres, dos, un año, o cuando estaba en el vientre de su madre; sino, hacer recordar hechos de una "posible" vida pasada.

Existen muchas técnicas para conseguir estos efectos. Desde las que hacer al sujeto vivir otra vez esos hechos, hasta las que simulan una pantalla de cine, donde el sujeto hipnotizado puede verse como si estuviera viendo la película de su vida.

Siento mucho no poder entrar en detalle en este capítulo. Prometo tratar todos los aspectos de las regresiones con bastante detalle en el siguiente capítulo. (Incluso algunas técnicas para conseguir estos efectos, además de todas las opiniones que hay al respecto.)

Para terminar...

Muchas gracias por interesaos en este curso de hipnosis. Si no fuera por vuestro interés, no sé hasta qué capítulo habría llegado! Muchas gracias también al "Club del misterio" (Por haber dado a conocer este curso de hipnosis.)

Bibliografía

Las pruebas y métodos de hipnosis/autohipnosis han sido extraídas de los libros:

"Hipnosis curativa", Dr. J. P. Guyonnaud, Ed. Tikal
"Métodos fáciles de autohipnosis", Dr. J. P. Guyonnaud, Ed. Tikal
"El gran libro práctico del hipnotismo", Carlo de Liguori, Ed de Vecchi

Continuar con la siguiente lección

informacion de salud
Google
 
Web gentenatural.com

Pagina Inicial / Enciclopedia Medica Natural / Enciclopedia Sexológica / Astrología / Cursos gratuitos / Consultas

GRUPO DE ESTUDIO DE TERAPIAS NATURALES - SALTO - URUGUAY

VISITENOS EN CUALQUIER PLANO, estamos a sus ordenes.